riqueza-personal

Es necesario cambiar la forma de pensar. La historia de WhatsApp es una interesante muestra de cómo el mundo cambió y cómo hoy todos podemos pensar en nuestra riqueza personal. Ya no es necesario pertenecer a un círculo exclusivo, hoy el conocimiento, la audacia y la perseverancia son la clave.

La mayoría de las personas nunca se detuvo a pensar en el concepto de Riqueza Personal. Muchos persiguen ganar más dinero y luego disfrutarlo, pero pocos se focalizan en construir un plan para desarrollar la riqueza personal.

Es cierto que en el pasado esto no tenía mucho sentido, ya que el mundo de la generación de la riqueza estaba reservado para muy pocos. Había que tener contactos, dinero y poder para entrar a este exclusivo club de la riqueza.

¿Habíamos nacido en la familia y en el país adecuado?

Si la respuesta era negativa, crecer era muy difícil. Podíamos progresar, es cierto, aquellos que se esfuerzan siempre lo logran, pero… ¿soñar con cumplir todos mis sueños financieros, invertir mi dinero como los millonarios globales, tener las mismas herramientas y oportunidades?

Imposible…

Hoy todo cambió. Estamos ante una verdadera revolución que rompió estos paradigmas para siempre. El desarrollo de las comunicaciones, la tecnología y la globalización lo cambiaron todo. Gracias a esta revolución hoy estamos ante oportunidad única para cumplir nuestros sueños financieros más alocados.

Porque hoy no importan las relaciones personales, el dinero o el poder que podamos o no tener. Hoy cualquiera de nosotros puede generar dinero y luego invertirlo como un gran millonario global. Y es ésta es la revolución que te mostramos en Inversor Global todos los meses.

Intentamos mostrarte como hoy la Riqueza Personal está en nuestra cabeza. Si podemos despertar el genio creativo que todos tenemos dentro las oportunidades para generar riqueza son infinitas.

Ahora, si no me cree mire el caso del fundador de WhatsApp, Jan Korum.

Koum creció en Ucrania, migrando a principios de los años 90  a Estados Unidos cuando era un adolescente. Vivió de subsidios estatales y cupones de alimentos, y en ese esquema las llamadas telefónicas a su familia en Ucrania eran un gasto de enormes proporciones.

Cuando Skype cambió eso reduciendo dramáticamente el precio de las llamadas internacionales, a Koum se le ocurrió la idea de hacer lo mismo para los mensajes de texto en teléfonos celulares.

Por su propia cuenta, Koum “a duras penas” se graduó de la escuela secundaria en Mission Viejo, California. Ingresó a la Universidad Estatal de San Jose, pero se retiró. Koum trabajó en Ernst & Young como revisor de seguridad y luego se convirtió en ingeniero de operaciones y seguridad en Yahoo!.

Luego, en 2009, fundó WhatsApp, un servicio que ha acumulado 450 millones de usuarios en poco más de cuatro años y crece su base a una tasa de un millón de personas al día.

A principios de este año Facebook compro su empresa por US$ 19.000 millones. Koum es dueño de 45% de WhatsApp, según Forbes. Eso significa que cuando se cierre el negocio con Facebook, su patrimonio neto será cercano a los US$ 7.000 millones.

¿Korum nació en el ceno de una familia poderosa? No, ni lejos. No un centavo en su bolsillo, y a pesar de ello creo una compañía exitosa y se volvió millonario.

Por supuesto que el caso de Korum es único. Es como el Maradona del mundo de los negocios. Y Maradona hay uno solo…

Pero no es necesario que sea Maradona para cumplir sus sueños financieros construyendo su riqueza personal. Hoy todos podemos acceder a capital para fundar negocios o tenemos a nuestra disposición a Internet para hacer los negocios o inversiones que se nos imaginen.

Lo que no cambió es el prejuicio y el preconcepto que hay sobre cómo se hace riqueza en la actualidad. La mayoría de las personas aún no tomó nota de este cambio y sigue creyendo que para generar riqueza hay que nacer en el lugar adecuado. Hay que pertenecer a un cierto círculo exclusivo y reducido donde todo se decide…

Esta visión antigua de la riqueza va en contra de la posibilidad de cumplir nuestros sueños. Y nos deja afuera de esta nueva gran oportunidad que tenemos frente a nuestras narices. Es hora de dejar nuestros prejuicios y decidirnos a aprovecharla.

Le deseo una excelente semana de inversiones.

– See more at: http://cl.igdigital.com/2014/07/la-revolucion-de-la-riqueza-personal/#sthash.EGgy1RJB.dpuf

Comentarios

Federico nació en Buenos Aires, Argentina el 25 de septiembre de 1975. Desde chico estuvo relacionado con el mundo de los negocios gracias a la influencia de su inquieto y emprendedor padre.

Tal vez te interese

Shares