Hay una alternativa para entrar en el negocio del real estate -a valores inferiores a los del mercado- de la que poco se habla pero que te puede traer más de una alegría.

Comprar una vivienda con descuento suena como una fantasía en pleno siglo XXI, pero hoy te cuento que como un simple ahorrista podés darte el lujo con un método poco explotado: el remate en las subastas.

Primero, ¿por qué a un ahorrista como vos le atraería esta modalidad? Fácil: el atractivo de las subastas radica en la velocidad que implica el trámite. No tenés que lidiar con negociaciones que llegan a extenderse durante semanas o discusiones sobre el precio del bien.

Es simple: se fija un día, una hora, una tasación y una persona que en cuestión de horas resuelva entre los oferentes quién es el mejor postor para quedarse con la propiedad rematada.

La meca inmobiliaria

Esto sucede en varias partes del mundo, pero dejame contarte sobre la meca inmobiliaria: Miami, una ciudad que solía ser netamente turística, una escala en camino hacia Orlando o Nueva York. Sin embargo, ahora es el destino final de muchos…

Todos los precios al inicio de la subasta están hasta 35% por debajo del valor del mercado, lo que de por sí ¡suena bastante bien! Al final del proceso conseguirías una vivienda a un precio al menos 20% inferior a su tasación.

Si resultaras ganador de una puja debés dejar una garantía equivalente al 10% del precio al que compraste. Además del pago de 3% de comisión por la operación.

Las hipotecas del mercado inmobiliario americano tienen tasas muy bajas, pero los bancos dan créditos por 70% del valor de la propiedad, mientras los ciudadanos, paralizados por el miedo que inunda a los mercados, no han ahorrado ese capital.

Por eso es el momento de Miami, una puerta a Latinoamérica, donde podés hacerte con un inmueble hasta con 600 dólares por metro cuadrado…

¿Te suena raro? Se trata de propiedades que aún no recuperan su valor en relación con el año 2007 -previo a la crisis financiera- y pueden tener un crecimiento superior al 10% en 3 años.

¿Cuánto podés ganar?

Este tipo de activos, con un valor de hasta 200.000 dólares, genera una rentabilidad por alquiler que oscila entre 6% y 8%, según datos de la Asociación de Realtors de Florida, el cual sostuvo que 63% de sus compradores opinan que las propiedades allí son un mejor negocio que en sus países de origen.

La idea es poner la propiedad en alquiler hasta por 1.600 dólares y pagar un crédito de 1.200 dólares. Para entrar a este negocio no necesitás ser residente, sino contar con una carta de empleo de tu país de origen, certificación de ingresos, referencias bancarias y resúmenes crediticios y, obviamente, tu pasaporte.

Para que no dejes ir esta oportunidad te doy un par de consejos que espero sepas aprovechar:

1. Visitá la propiedad en los días y horarios habilitados, para constatar sus condiciones y evaluar la inversión adicional que necesitarás.

2. Consultá el valor de mercado de la propiedad. Sé racional en la puja de precios. Debés concurrir con un precio tope que estarías dispuesto a pagar y no entrar en la vorágine que se pueda desatar ante la presión de otros oferentes.

Si Miami no te resulta atractivo, averigua en tu país por esta modalidad más que interesante, tanto para el ahorrista como para el inversor.

¡Hasta la próxima!

Saludos,

Federico Tessore
Director de Inversor Global

 

Comentarios

Federico nació en Buenos Aires, Argentina el 25 de septiembre de 1975. Desde chico estuvo relacionado con el mundo de los negocios gracias a la influencia de su inquieto y emprendedor padre.

Tal vez te interese

Shares